La gran familia del ciclismo se venga de la Ley de Murphy

Si pensamos en uno de los peores escenarios en los que se puede pinchar, es probable que a la mente de alguno haya venido la siguiente situación: pinchar en plena ola de calor.

Pues bien, a mi me pasó el otro día en el carril bici de Colmenar (los usuarios que no lo conozcan este enlace les resultará de utilidad para contextualizar la situación) si bien es cierto que eran las 10:00 de la mañana y ya estaba volviendo. Pues bien, en esa situación, mi rueda trasera empezó a vibrar como si pasara por encima de bandas sonoras, ¡pinchazo en mitad de ola de calor¡.

¿Cuál fue mi primera reacción?, por supuesto gritar un verbo que empieza por “j” y es sinónimo de “fastidiar” o “romper”, lo dije tantas veces como radios tiene mi bici. Me sentía la víctima perfecta de la Ley de Murphy y de sus guionistas. La verdad es que los tíos habían diseñado un guión perfecto.

 2344934541_28bbc619dd_m

Pues si,  como en la película “Cometieron dos errores”, Murphy y sus guionistas se alejaban directos al “Saloon” a beber whisky barato y me dejaban “con la soga al cuello”, pero como en la peli protagonizada por Clint Eastwood, no se percataron de que habían cometido dos errores.

13047

 (Nota: Ennio Morricone nos presta esta canción de otra mítica película. Recomiendo al lector que le de al video antes de seguir leyendo esta entrada).

El primer error de Murphy:

El primer error fue pensar que se enfrentaban a un ciclista desprevenido ¡lo llevaban claro¡. Una vez se me pasó el cabreo, desenfundé la mochila de espalda donde llevo el agua, y saqué mi cámara y mi desmontable. Por supuesto a ambos les soplé como lo hace Clint Eastwood cuando dispara a los forajidos. Soplé y torcí la boca en signo de desprecio hacia Murphy y sus secuaces. Os juro que solo me faltó escupir tabaco y atizarle a esa escupidera que precisamente alguien había puesto minutos antes para que yo hiciera blanco. Arreglé el pinchazo y todos tan contentos.

 Por cierto, esto va para Murphy & Cia, que sepas que en el muro de Facebook de la Comunidad del Anillo Verde, Pedro Sánchez y Yoli del Rio me han dado consejos para que esto no me vuelva a ocurrir. Gracias desde aquí.

 

El segundo y fatal error de Murphy:

El segundo error fue el más grave  ¡Murphy y sus forajidos no eran ciclistas¡. Este guión les había reportado grandes éxitos en el mundo del automóvil, siendo objeto del mismo los pobres conductores que se encuentran tirados en una cuneta sin que nadie pare a socorrerles… pero esto era diferente. El segundo y más grave error fue pensar que los ciclistas iban a ser igual de poco solidarios que algunos conductores. Pues no señores, en el tiempo que estuve reparando el pinchazo, mas de la mitad de los ciclistas que se cruzaron conmigo me dijeron que si necesitaba ayuda. Por cierto, desde aquí GRACIAS.

 Conclusión, que lo que yo pensaba que fue un acto de mala suerte, lo fue de buena, puesto que me di cuenta de lo grande y solidaria que es la familia ciclista.

Lo siento Murphy, otra vez será…

Entrada elaborada por: @ArjonaPrado

Licencia Creative Commons
Comunidad del Anillo Verde por Comunidad del Anillo Verde se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Otros enlaces de interés:

https://comunidaddelanilloverde.wordpress.com/2013/05/10/la-gran-victoria-de-gino-bartali/

https://comunidaddelanilloverde.wordpress.com/2013/06/30/efectivamente-el-ser-humano-es-extraordinario/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s