La (nefasta) capacidad de hacernos invisibles pedaleando: no más bicis fantasmas o bicis blancas.

Entrada elaborada por @ArjonaPrado Social Media & Marketing Online

Mis inicios en el mundo de la invisibilidad:

Hace unos años te resultaba frustrante (pero con un punto divertido por la resignación que implicaba) esa capacidad que habías desarrollado cuando ibas a ligar a los bares de copas: tenías el don de la invisibilidad. Era como si al cruzar la puerta del bar, un dispositivo colgado del dintel, te quitara toda capacidad de ser visible y desde ese momento ya solo te podían ver las especies de tu mismo sexo. Eras invisible para la camarera, y para esa chica tan guapa que rodeada (que digo rodeada, parapetada) de una legión romana de amigas, se ponía (casualidad) a la otra punta del bar. El sábado siguiente cambiabas de polo, de pantalones, hasta de colonia…y ni con esas. Te acordabas de una de las protagonistas de Dragones y Mazmorras cuando se ponía la capucha de su capa. (Si amigos más jóvenes, éstas eran las series que veíamos en nuestra infancia cuando no había Twitter sino telefonillos).

 

A día de hoy sigo teniendo esa capacidad, por ejemplo, cuando participo en un sorteo de ropa ciclista (maillots sin ir más lejos…), cuando posteo entradas como esta en alguna página de Facebook distinta a la de la Comunidad del Anillo Verde o cuando empecé con este blog (el don de la invisibilidad se fue difuminando a medida que mi familia y amigos, hartos de oírme, se fueron metiendo en la bitácora…y a su vez sus amigos, hartos de oirles, también se fueron metiendo…). Pero lo peor, es que tengo ese “don” de la invisibilidad cuando pedaleo y aqui si me pongo serio.

El “don” de la invisibilidad al pedalear:

Es curioso, cuando voy en bici solo recupero la visibilidad cuando tras una ruta entro en mi portal y la señora de la limpieza dice “hola guapo, por favor trata de ir con cuidado que he fregado”. ¿Guapo?, como no voy a hacer caso a una mujer con tanto criterio.

Como decía, pedaleando tienes la sensación, entre otras, de volverte completamente invisible. Me vuelvo invisible en los pasos de cebra de Sanchinarro y Las Tablas (y eso que espero a que esté verde), en el tramo del carril bici que va junto al Parque de Santamaría (distrito de Hortaleza) donde la gente lleva los perros sueltos, cuando estoy esperando en uno de los pasos de cebra de Sanchinarro (se nota que como ciclista le tengo cariño a ese barrio), etc…

Plano del carril bici de Madrid

Plano del carril bici de Madrid

Lo peor es que creo que es algo generalizado, todos los ciclistas nos volvemos invisibles cuando vamos con la bici (pedaleando o andando con ella). A veces entre nosotros no nos vemos (como si no explicar que haya gente que se meta en los túneles del carril bici de Colmenar, como si el carril fuera en un solo sentido, por supuesto el suyo o como explicar que haya niños pedaleando por el carril bici y no sean capaces de ser vistos por los que parece que se han escapado de un velódromo).

 Leia ayer (y escribiré próximamente al respecto) que Madrid es la ciudad más insegura de España para circular en bici, aunque somos la ciudad española con más kilómetros de carriles-bici. ¡Alucinante!.

Ciclista desnudo

Ciclista desnudo

Es necesario que exista una conciencia generalizada de que hemos de compartir espacio ciclistas, peatones y vehículos. Los ciclistas predicando con el ejemplo (compañeros, perdemos toda credibilidad si nos saltamos los semáforos en rojo), los peatones entendiendo que un perro no se puede llevar suelto por la vía y los vehículos entendiendo que por ejemplo no se puede acelerar para pasar el semáforo cuando lleva unos segundos en rojo ¡¡porque puedes encontrarte un ciclista!!, que si en un paso de cebra de tres carriles si los dos de tu izquierda tienen coches parados ¡¡ es porque alguien está cruzando (so c…cretino) !!.

Es hora de que entre todos hagamos algo para que las bicis seamos visibles y no se instale ni una bici fantasma más ni en Madrid ni en ninguna ciudad del mundo. Soy ciclista y quisiera seguir escribiendo este blog durante décadas e igualmente no me gustaría que me faltarais ni uno solo de los lectores (ni de los no lectores) porque una bici de color blanco ocupe nuestro lugar en el anillo verde.

No os perdáis este enlace (es un video que dura poco más de un minuto)

http://www.lasexta.com/noticias/sociedad/bicis-fantasma-protestar-muerte-ciclistas_2013090800082.html

Bicicleta blanca / Bicicleta fantasma

Bicicleta blanca / Bicicleta fantasma

¿Qué crees que podríamos hacer para lograr hacernos más visibles?

Entrada elaborada por @ArjonaPrado Social Media & Marketing Online

Otras entradas relacionadas:

https://comunidaddelanilloverde.wordpress.com/2013/05/23/que-podemos-hacer-para-mejorar-nuestra-seguridad-al-circular-por-el-anillo-verde-ciclista/

https://comunidaddelanilloverde.wordpress.com/2013/08/27/ya-se-quiero-ser-de-mayor-monumento-al-ciclista-senior-que-recorre-cada-carril-bici-y-carretera-de-nuestro-pais/

https://comunidaddelanilloverde.wordpress.com/2013/09/08/adelgazar-pedaleando-tras-los-excesos-del-verano/

Licencia Creative Commons
Comunidad del Anillo Verde por Comunidad del Anillo Verde se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

¡Ya se quiero ser de mayor! monumento al ciclista “senior” que recorre cada carril bici y carretera de nuestro país.

“Nada nos hace envejecer con más rapidez que el pensar incesantemente en que nos hacemos viejos” (Lichtenberg).

Entrada elaborada por @ArjonaPrado  Social Media & Marketing Online

Justo cuando estoy cerca de mi “taitantos” cumpleaños es cuando por fin se lo que quiero ser de mayor: quiero ser como los ciclistas “senior” que me encuentro en el Anillo Verde Ciclista. Quiero envejecer sintiéndome joven, si fuera posible subido a una bici de carretera recorriendo los carriles bici y carreteras de nuestro país.

                             5404353-senior-par-vistiendo-cascos-ciclismo-buscando-en-los-ojos

¿Por qué esta elección?, pues por lo que presencié el otro día, en el tramo que hay cerca del desvío para Vicálvaro.

Serían las 8 de la mañana y ya llevaba un rato disfrutando de mi primera toma de contacto con mi bici tras las vacaciones (ya sabéis, en esa primera toma de contacto, te paras varias veces pensando que vas pinchado de lo lento que te ves, y cada vez que paras, es como si tu novia de dos ruedas te dijera “a mi no me mires, de los dos yo soy la que sigue pesando lo mismo”). Justo en ese momento llegué al tramo en cuestión.

Mientras estaba esperando a que el semáforo se pusiera en verde para los peatones, me fijé en un par de ciclistas que estaban al otro lado del semáforo. Tendrían aproximadamente 60 – 65 años, perfectamente equipados y con cascos que impedían apreciar sus sienes plateadas. Estaban esperando a un tercer amigo que llegó en el momento en el que se ponía en verde el semáforo. Al cruzar con mi bici les pude oír:

– “¿Qué?. ¿Dónde vamos hoy?”

– “No sé, donde queráis vosotros”.

– “Pues venga, nos vamos en dirección norte”.

Sin duda alguna lo mejor fue ver la cara que ponían cuando se pusieron en marcha en sus bicis de carretera. Su cara era exactamente la misma que yo ponía cuando bajaba a mi portal y me estaban esperando mis amigos para ir a dar una vuelta en bici. Era imposible “meter tanta felicidad dentro de una cara”.

Mira que disfruto pedaleando, pero estoy convencido de que en ese momento esos tres ciclistas, eran las tres personas más felices que pedaleaban por el anillo verde. Espero que algún día con esa edad, pueda protagonizar una escena similar, por ejemplo con algunos de los que seguís la Comunidad del Anillo Verde. Sería bonito hacer algo así, bueno, siempre y cuando los contratos en prácticas nos permitan darnos un respiro para hacer una kedada…

Desde aquí, gracias a esos tres ciclistas y a todos los de edades similares que circulan por carriles bici y carreteras de nuestro país. Gracias también a toda la cantidad de gente de esa edad que no ha tenido oportunidad de aprender a montar en bici. Todos ellos se merecen un monumento.

Nota: si te estás pensando empezar a pedalear por el Anillo Verde y eres senior, te recomiendo (al igual que al resto de usuarios que no están acostumbrados a hacer deporte) que tras hacerte una revisión médica, empieces poco a poco. Te aseguro que disfrutarás pedaleando. Además en la Comunidad del Anillo Verde estaremos encantados de ayudarte.

Entrada elaborada por @ArjonaPrado
Social Media & Marketing Online
¿Te puedo ayudar en algo?

Otras entradas relacionadas:

https://comunidaddelanilloverde.wordpress.com/2013/09/12/la-nefasta-capacidad-de-hacernos-invisibles-pedaleando-no-mas-bicis-fantasmas-o-bicis-blancas-2/

https://comunidaddelanilloverde.wordpress.com/2013/06/11/a-que-os-entran-ganas-de-coger-la-bici-ahora-mismo/

https://comunidaddelanilloverde.wordpress.com/quienes-somos/

Licencia Creative Commons
Comunidad del Anillo Verde por Comunidad del Anillo Verde se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

La gran familia del ciclismo se venga de la Ley de Murphy

Si pensamos en uno de los peores escenarios en los que se puede pinchar, es probable que a la mente de alguno haya venido la siguiente situación: pinchar en plena ola de calor.

Pues bien, a mi me pasó el otro día en el carril bici de Colmenar (los usuarios que no lo conozcan este enlace les resultará de utilidad para contextualizar la situación) si bien es cierto que eran las 10:00 de la mañana y ya estaba volviendo. Pues bien, en esa situación, mi rueda trasera empezó a vibrar como si pasara por encima de bandas sonoras, ¡pinchazo en mitad de ola de calor¡.

¿Cuál fue mi primera reacción?, por supuesto gritar un verbo que empieza por “j” y es sinónimo de “fastidiar” o “romper”, lo dije tantas veces como radios tiene mi bici. Me sentía la víctima perfecta de la Ley de Murphy y de sus guionistas. La verdad es que los tíos habían diseñado un guión perfecto.

 2344934541_28bbc619dd_m

Pues si,  como en la película “Cometieron dos errores”, Murphy y sus guionistas se alejaban directos al “Saloon” a beber whisky barato y me dejaban “con la soga al cuello”, pero como en la peli protagonizada por Clint Eastwood, no se percataron de que habían cometido dos errores.

13047

 (Nota: Ennio Morricone nos presta esta canción de otra mítica película. Recomiendo al lector que le de al video antes de seguir leyendo esta entrada).

El primer error de Murphy:

El primer error fue pensar que se enfrentaban a un ciclista desprevenido ¡lo llevaban claro¡. Una vez se me pasó el cabreo, desenfundé la mochila de espalda donde llevo el agua, y saqué mi cámara y mi desmontable. Por supuesto a ambos les soplé como lo hace Clint Eastwood cuando dispara a los forajidos. Soplé y torcí la boca en signo de desprecio hacia Murphy y sus secuaces. Os juro que solo me faltó escupir tabaco y atizarle a esa escupidera que precisamente alguien había puesto minutos antes para que yo hiciera blanco. Arreglé el pinchazo y todos tan contentos.

 Por cierto, esto va para Murphy & Cia, que sepas que en el muro de Facebook de la Comunidad del Anillo Verde, Pedro Sánchez y Yoli del Rio me han dado consejos para que esto no me vuelva a ocurrir. Gracias desde aquí.

 

El segundo y fatal error de Murphy:

El segundo error fue el más grave  ¡Murphy y sus forajidos no eran ciclistas¡. Este guión les había reportado grandes éxitos en el mundo del automóvil, siendo objeto del mismo los pobres conductores que se encuentran tirados en una cuneta sin que nadie pare a socorrerles… pero esto era diferente. El segundo y más grave error fue pensar que los ciclistas iban a ser igual de poco solidarios que algunos conductores. Pues no señores, en el tiempo que estuve reparando el pinchazo, mas de la mitad de los ciclistas que se cruzaron conmigo me dijeron que si necesitaba ayuda. Por cierto, desde aquí GRACIAS.

 Conclusión, que lo que yo pensaba que fue un acto de mala suerte, lo fue de buena, puesto que me di cuenta de lo grande y solidaria que es la familia ciclista.

Lo siento Murphy, otra vez será…

Entrada elaborada por: @ArjonaPrado

Licencia Creative Commons
Comunidad del Anillo Verde por Comunidad del Anillo Verde se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Otros enlaces de interés:

https://comunidaddelanilloverde.wordpress.com/2013/05/10/la-gran-victoria-de-gino-bartali/

https://comunidaddelanilloverde.wordpress.com/2013/06/30/efectivamente-el-ser-humano-es-extraordinario/

El ciclismo y el corazón

    Entrada elaborada por @ArjonaPrado Social Media & Marketing Online

     Para muchos el ciclismo está dentro del grupo de ejercicios (denominados isotónicos o dinámicos) indicados para pacientes que padecen una enfermedad cardiovascular. (No obstante antes de iniciarte en el ciclismo conviene consultarlo con un médico).

1017111_397539917030841_1457647194_n

            Es decir, que mientras disfrutas de las plantas de romero que hay por la zona de las Rosas (me encanta tocarlas con la mano al pasar junto a ellas) estás también cuidando “tu patata”. ¡ Genial¡.

            Hay estudios que indican que si practicas el ciclismo con regularidad, y a una intensidad adecuada, movilizas los músculos de las piernas, caderas, glúteos e incluso la parte superior del cuerpo (por ejemplo al subir cuestas y pendientes). Desde estas mismas fuentes se señala que se actúa de forma positiva sobre factores de riesgo como la  obesidad. Todo ello, aparte de conseguir generarnos sensaciones como las que hace unas semanas describía Juan, un usuario de la Comunidad del Anillo Verde “…animo a todo el mundo a que coja la bicicleta, que disfrute, que para eso tiene que servir la bicicleta, para estar bien físicamente y mentalmente, dado que con la bicicleta se hacen buenos amigos y lo mejor de todo, las experiencias que se comparten…”

alegria y tristeza

¡Buf¡ hace años que no cojo la bici, no tengo fondo 

            ¡No importa¡, a mi al principio en las subidas me pasaban hasta los peatones,es cuestión de constancia e ir poco a poco.

           Según una investigación de la Escuela Superior de Deportes de Colonia, se concluyó que 20 minutos diarios de pedaleo alargan la vida, mejoran la salud a corto y medio plazo, revitalizan las defensas del organismo y evitan infecciones. Lo mas importante (verás que alegría te vas a llevar si eres del grupo de los “no tengo fondo”), no es hacer 250 kilómetros una vez al mes, sino un mínimo de 20 minutos diarios al ritmo que pueda cada persona. Puede ser un reto para este verano ¿verdad?, por lo menos más sano que intentar batir tu record de horas de siesta.

Si, pero es que ahora en verano no se puede coger la bici:

            Tampoco hay que ser tan radical, solo es cuestión de tener en cuenta ciertas precauciones como:

  1. Prevenir los accidentes términos subiendo gradualmente la intensidad del esfuerzo y el tiempo de exposición al calor.
  2. La primera hora de la mañana y la última de la tarde son las más adecuadas

¡Hum¡ empieza a tener buena pinta esto de pedalear ¿que más beneficios tiene?: 

  1. Combatirás el sobrepeso (o míralo desde otro punto de vista, podrás echarte un par de cazos más de la ensaladilla rusa de tu suegra, y encima ella encantada de verte comer).
  2. Mejorarás la tolerancia a la glucosa reduciendo el riesgo de sufrir diabetes.
  3. Disminuirás el riesgo de padecer infarto de miocardio, recuerda que al pedalear, el ritmo cardiaco aumenta y la presión baja  y el corazón se desgasta menos.
  4. Reducirás el colesterol malo (LDL).
  5. Protegerás la columna vertebral de vibraciones y golpes.
  6. Evitarás la sobrecarga de articulaciones.

      No podemos garantizar que te pongas buenorra/buenorro (como indicaba hace unos días Fernando, uno de los miembros de la Comunidad del Anillo Verde, tras pedalearse el tio 200 kilómetros), pero lo que seguro que conseguirás es sentirte como hace unos días nos contaba Yoli (otra de las compañeras de la Comunidad) “…a las primeras pedaladas ya has vencido a la pereza y te sientes como un pajarito que lo acaban de soltar de la jaula….”. De verdad ¿no te animas a “volar”?.

Cadena_Corazon

    Fuente: Fundación Española del Corazón / Escuela Superior de Deportes de Colonia

Licencia Creative Commons
Comunidad del Anillo Verde por Comunidad del Anillo Verde se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Nota: que me perdonen los dos autores de las fotos pero no he sido capaz de encontrar sus nombres, si me lo indican lo añadiré gustosamente.

Otros enlaces de interés:

https://comunidaddelanilloverde.wordpress.com/2013/06/11/a-que-os-entran-ganas-de-coger-la-bici-ahora-mismo/

https://comunidaddelanilloverde.wordpress.com/2013/06/05/operacion-bikini-cuales-son-los-mejor-tramos-para-empezar-a-pedalear-por-el-anillo-verde-ciclista/

El “tuit” que cambió la “Vuelta a España”.

Dicen que Twitter es “…un servicio de microblogging, que permite a los usuarios enviar y leer micro-entradas de texto de una longitud máxima de 140 caracteres…”. Quizás quien elaboró esa definición, olvidó señalar un último apunte, y es que aparte de todo esto, Twitter puede contribuir a que ganes la Vuelta a España. Si, tal y como suena.

Aquel 4 de septiembre de 2012:

Tras llevar varias etapas acumuladas en las piernas, aquel 4 de Septiembre era una jornada de descanso para todos los corredores que seguían “vivos” en la que para muchos fue la mejor Vuelta a España de los últimos años.

Parecía que por fin Joaquim “Purito” Rodríguez, el entonces lider, iba a tener un día de verdadero descanso para recuperar. Sus piernas acumulaban 3 semanas de un durísimo Giro de Italia en el que durante 10 jornadas lució la “maglia rossa” y que perdió el último día frente a Ryder Hesjedal. Cedió el liderato únicamente por 16 segundos…

Si duro había sido el Giro, por los mismos derroteros estaba transcurriendo la Vuelta a España. Para alegría de los aficionados, por fin la competición ciclista más importante de nuestro país, estaba a la altura de lo que se esperaba. A ella concurrían varios corredores en un gran estado de forma, pero sobre todo dos, Joaquim Rodriguez y Alberto Contador. Este último se tomó la Vuelta a España como una oportunidad para canalizar toda la rabia que le había generado la sanción impuesta por el TAS durante dos años y que le había desposeído de gran parte de los títulos más importantes de su carrera.

Alberto Contador hasta ese momento, se había mostrado tremendamente agresivo durante toda la Vuelta a España, atacando en unos sitios guiado por su cabeza y en otros por su corazón. ¿El resultado?, Joaquim “Purito” Rodríguez había estado a la altura de todos esos ataques y durante 13 etapas había mantenido el liderato de la competición. Parecía “como si tuviera que sacar el látigo cada día para mantener a las fieras alejadas” de su maillot rojo de líder, se sentía acorralado por “bestias hambrientas de éxito”, pero día tras día lograba mantenerlos a raya. Pero probablemente aquel 4 de septiembre, “las agujetas del brazo de tanto sacudir el látigo”, le imploraron un descanso y se mostró misericorde a esa petición.

Personalmente no conozco a Alberto Contador, pero si a través de las Redes Sociales, y si le seguís en Twitter sabréis que es un tío con una importante “actitud 2.0.”: tuitea, retuitea, sigue a gente (venga va, Alberto, “te dejamos” que sigas a la Comunidad del Anillo Verde en Twitter @ComAnilloVerde) y sobre todo interactúa con sus seguidores. Aquel 4 de septiembre, Alberto Contador decidió ver que hacían sus rivales y leyó este tuit:

Purito tuit

Alberto tuvo una corazonada “¿por qué no atacar al día siguiente? ¡en Fuente Dé¡” al fin y al cabo ese tuit de “Purito” hacia intuir que estaba fundido después de defender el liderato en un brutal Giro de Italia y de hacerlo igualmente en una Vuelta a España tremendamente agresiva.

Y así hizo, y el resto ya es historia del ciclismo. Una boca abierta, a modo de compuerta que desembalsaba toda la rabia acumulada durante meses y que había ido ganando caudal por los ríos de tinta vertidos contra el, fue la imagen de su victoria cuando atravesó la línea de meta de Fuente Dé. Esa victoria implicaba el liderato que no cedería en lo que quedaba de Vuelta a España.

Fuente EFE

Fuente EFE

¿Qué hubiera ocurrido de no existir Twitter?

Habrá quien diga que hubiera ocurrido lo mismo, a los que nos gusta imaginar historias creemos que influyó decisivamente en el devenir final de la Vuelta de España 2012 y para ello nos acordamos de la leyenda que acompaña a la Bocca de la Verita de Roma (“se non é vero, é ben trovato”). A lo mejor no es verdad que influyera, pero “eso se dice”, y así suena mucho mejor 🙂 ¿a que si?

Artículo elaborado por @ArjonaPrado. Te adelanto mis disculpas si en el texto existe algún error y si te puedo ayudar ya sabes donde contactar conmigo.

Licencia Creative Commons Comunidad del Anillo Verde por Comunidad del Anillo Verde se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Otras entradas de interés:

https://comunidaddelanilloverde.wordpress.com/2013/06/11/a-que-os-entran-ganas-de-coger-la-bici-ahora-mismo/

https://comunidaddelanilloverde.wordpress.com/2013/05/10/la-gran-victoria-de-gino-bartali/

¿A que os entran ganas de coger la bici ahora mismo?

Recientemente uno de los usuarios de la Comunidad del Anillo Verde, nos ha remitido una foto que para el común de los mortales, no es “nada más que un charco en medio del camino”, pero que  para los que nos encanta pedalear, es (eso creo) una tentación y una regresión a la infancia.

Foto de Luis Monge

Foto de Luis Monge

La RAE aporta varias definiciones de “tentación”. Nos habla de “…instigación o estímulo que induce el deseo de algo…”, de “…persona, cosa o circunstancia que la provoca…” e incluso de “…solicitación al pecado inducida por el demonio…”. Sinceramente, alguien diría algo así como que es “un estímulo trufado de elementos demoniacos y vinculados al pecado”, probablemente lo sea, pero lo que tengo clarísimo es que esta foto induce a cruzar el charco a toda pastilla, sabiendo que generarás dos olas enormes que saldrán disparadas a ambos lados del charco y que se generarán ondas que dejen constancia de tu paso. Y es en este punto donde se produce la regresión a la infancia.

Te imaginas cruzándolo y no puedes evitar recordar aquella sensación de cuando te quitaron los ruedines (a ver “señor Word” no se subraye en rojo la palabra “ruedines”, y dale, porque así era como los llamábamos cuando éramos “canis”, ¿cómo? que tampoco sabe lo que es ser “cani”?, usted no tiene remedio…)  por primera vez, te sujetaban el asiento para que no perdieras el equilibrio y en un momento concreto decías, “¡suelta, suelta¡” y te lanzabas. Esa sensación, siempre venía acompañada de elevar las cejas y abrir la boca por el miedo y en ocasiones también de la pertinente costra en la rodilla (a veces sobre otra costra). Por cierto, desde aquí un mensaje a los papis: no os perdáis por nada del mundo ese momento de enseñar a montar en bici a vuestros hijos, ellos no lo olvidarán (doy fe) y probablemente vosotros tampoco.

1000awesomethings

1000awesomethings

Y ese tipo de sensaciones, son las que nos mueven a los que nos gusta pedalear o practicar deporte en general. El volver a ser niño, caer en tentaciones de este tipo y hacerlo mientras nos reímos como lo hacíamos cuando salíamos a la superficie después de tirarnos en bomba a la piscina, o levantábamos unos centímetros del suelo al resultar impulsados por una pendiente cogida a “gran velocidad”. Porque para ti en ese momento, era la mayor velocidad que se podía registrar en todo el planeta tierra, ¿verdad?.

Artículo elaborado por @ArjonaPrado

Otros enlaces de interés:

https://comunidaddelanilloverde.wordpress.com/2013/06/05/operacion-bikini-cuales-son-los-mejor-tramos-para-empezar-a-pedalear-por-el-anillo-verde-ciclista/

https://comunidaddelanilloverde.wordpress.com/2013/06/01/informacion-util-para-hacer-frente-a-la-alergia-mientras-pedaleas/

Licencia Creative Commons
Comunidad del Anillo Verde por Comunidad del Anillo Verde se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

La gran victoria de Gino Bartali

¿Qué gran victoria, la más grande de su vida, guardaba tras su muerte el ganador de dos Tours y tres Giros, Gino Bartali?

Como veíamos ayer (9 de mayo de 2013) en el post de la fan page de la Comunidad del Anillo Verde, Gino Bartali tuvo una rivalidad enorme con otro ciclista contemporáneo suyo: Fausto Coppi.

bartali y coppi

Esa rivalidad estaba alimentada por motivos sociopolíticos vinculados a la Italia de la posguerra de la década de los 40: Fausto Coppi estaba asociado a la izquierda intelectual y urbana, mientras que Gino Bartali se asociaba a la derecha demócrata cristiana y para muchos fue un símbolo que Mussolini utilizó como elemento propagandístico del régimen…pero ¿qué secreto guardaba, el llamado “ciclista del régimen”, Gino Bartali?.

En esa época, el ciclismo de competición se practicaba, en ocasiones, sobre caminos sin asfaltar (barro, polvo, etc…) y en etapas que superaban los 350 kilómetros. Por lo tanto, aún más si cabe, el entrenamiento de larga distancia era vital para un ciclista. Y en esas tareas se empleaba Gino Bartali: entrenaba, entrenaba y entrenaba en grandes distancias.

Para muchos, Bartali era algo que sólo suena bien si te identificas con el espíritu de superación diario: era un enamorado del esfuerzo. Sinceramente, un piropazo.

Gino_Bartali

Pero su entorno no era el de cualquier deportista. Bartali nació en 1914 y su momento de plenitud física como deportista, se desarrolló alrededor de la Segunda Guerra Mundial. De hecho, fue obligado por “il Duce” a competir en el Tour para intentar conseguir una victoria que diera propaganda al régimen fascista italiano. Gino Bartali compitió, ganó y Mussolini consiguió su objetivo.

Mussolini_mezzobusto

Entre carrera y carrera, Bartali seguía haciendo sus largos y constantes recorridos para continuar su entrenamiento. Día tras día. Bajo el calor y bajo el frío.

Pasó su vida pedaleando y ganando diferentes competiciones (en tres años ganó dos veces el Giro y una el Tour). Una vez retirado siguió ligado al ciclismo como director de equipo y comentarista.

Falleció en mayo de 2000. Y ahí hubiera “terminado” su historia si no llega a ser porque tres años después de su muerte, un judío italiano llamado Piero Nissin decidió, una mañana de domingo, coger una caja de documentos de su padre Giorgio (también judío y fallecido en 1976) y ponerse a revisarlos. Si por circunstancias de la vida, Piero hubiera decidido deshacerse de ellos por falta de espacio y hubieran servido, por ejemplo, para alimentar el fuego de su chimenea,  las llamas hubieran abortado esta (primera) entrada en el blog  y, lo que es mucho peor, no hubiéramos descubierto un importante secreto: en mitad de la contienda mundial, se creo una sociedad (por supuesto secreta) entre personas de diferentes creencias, para ayudar a los judíos perseguidos. Revisando las notas, Piero descubrió que Gino Bartali colaboró decisivamente en ella. Pero ¿cómo?.

El protagonista, junto a Coppi, de la foto del (probablemente) bidón más famoso del mundo, trasladó en el cuadro de su bici, documentos falsos que ayudaron a salvar vidas de judíos. Cerca de 800 vidas. Eso contribuía a explicar sus frecuentes y largos recorridos en sus entrenamientos.

Nadie en la familia de Bartali fue conocedor de este hecho. Ni siquiera lo confesó, en su lecho de muerte, mientras acariciaba el cabello de su hijo Luigi y le decía sus últimas palabras. Quizás, quién sabe, porque como decía “las cosas que se hacen por deporte son como medallas que se ponen en la camiseta. Las cosas que se hacen porque crees en ellas, las llevas dentro toda tu vida”.

Fuentes:

Wikipedia

“El secreto de Bartali”: Informe Robinson abril 2013.

“El legado de Bartali”: Marcello Lazzerini.

Revisado por Anna Aragay.

Licencia Creative Commons
Comunidad del Anillo Verde por Comunidad del Anillo Verde se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.